Las incongruencias en el fútbol

México es un país plagado de incongruencias, de situaciones atípicas que a primera vista (y a cualquier otra) parecen de determinada forma, sin embargo, al momento de visualizar la acción, el resultado resulta ser lo opuesto. El fútbol mexicano no es la excepción, teniendo en cuenta que vivimos en una sociedad que la vida cotidiana es reflejada en este deporte donde no solamente juegan 11 contra 11.
Este fin de semana, se vivió una de las mayores crisis que han existido en el balompié mexicano en épocas recientes, con un paro insólito por parte de los árbitros que representó la suspensión de la jornada 10. El motivo para los árbitros, bastante sencillo: “exigen mayor respeto y seguridad hacia su labor.
Es indiscutible que cualquier autoridad debe ser respetada, sin embargo también es indispensable que la misma autoridad debe de darse a respetar, a través de la correcta ejecución de las normas que éstos deben de implementar. Es penoso ver como los árbitros mexicanos exigen respeto, exigen justicia, exigen seguridad, cuando constantemente vemos exhibiciones mediocres por parte de los colegiados.


No hablo acerca de todos y cada uno de los uniformados que día a día buscan esforzarse y realizar un buen papel, hablo acerca de ciertos casos aislados que impiden que el fútbol sea una exhibición, un espectáculo, tanto para los equipos, como para los cientos de espectadores que buscan un momento de diversión y entretenimiento.
Y llega el momento de la presión, y entonces los dueños deciden hacer caso omiso del problema mayor, y buscar la solución a corto plazo, sin importar el problema de raíz. Si la Federación quiere un proyecto a largo plazo, entonces tienen que buscar solucionar el problema de origen, tanto por parte de equipos como por parte de los árbitros.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *