TENÍA UNA GRANDE ESPINILLA, MIRA COMO LE QUEDÓ EL OJO

La mayoría de las protuberancias en el párpado son orzuelos. Un orzuelo es una glándula sebácea inflamada en el borde del párpado, donde este se encuentra con la pestaña, y aparece como una protuberancia inflamada y rojiza que luce como un grano. Con frecuencia es sensible al tacto.

Una protuberancia en el párpado puede ser dolorosa o irritante, pero usualmente no es dañina. Aunque las protuberancias pueden desaparecer solas, un tratamiento simple en casa suele acelerar la curación.

Investigamos más sobre los diferentes tipos de protuberancias en el párpado y sus causas.¿Por qué ocurre?Un gran parte de las veces ocurre por un golpe. Lo mismo que se produce un «cardenal» en la piel, una contusión puede producir una hemorragia subconjuntival. En este caso deberemos examinar el ojo, no por el hiposfagma en sí, sino por si la contusión ha tenido consecuencias en el propio globo ocular.Otras veces no es un golpe al que el paciente le haya dado importancia, pero sí ha mediado un esfuerzo físico.

Los pequeños vasos sanguíneos de la conjuntiva son muy delicados, y un incremento súbito de presión arterial o venosa (la sangre que «empuja» desde dentro), aunque no sea intenso ni duradero, es suficiente para producir la hemorragia.

Mira este vídeo completo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *