Abuelita de 96 años terminó la secundaria y desea seguir estudiando el bachillerato

la abuelita mexicana Doña Lupita ingresó a la preparatoria persiguiendo su sueñoLupita terminó la primaria y secundariaHay historias extraordinarias que inspiran a otros. Este es el caso de Lupita, quien a sus 96 años y luego de trabajar para mantener a su familia logró retomar sus estudios para aprender a leer y escribir. Lupita obtuvo su certificado de primaria y secundaria y demostró que cuando se hacen las cosas de corazón, todo es posible. Lupita es de la comunidad de Vicente Guerrero en Chiapas -una de las más humildes de México- Es la mayor de cinco hermanos y no pudo asistir a la escuela ya que sus padres pensaron que era una “pérdida de tiempo”La pobreza impidió que de niña asistiera a la escuela, puesto que tuvo que ayudar a la familia en las labores del campo.

De adulta vivió del comercio de gallinas en el mercado y crió a seis hijos.

Apenas a los 92 años aprendió a leer y escribir gracias a un programa de alfabetización. “Ya puedo escribirle una carta a mis novios”, dice con humor. En menos de cuatro años terminó la primaria y la secundaria. No hay quien pare a Doña Lupita, que ahora estudia preparatoria junto con alumnos 80 años menores que ella. –de acuerdo al sitio DWTodo un ejemplo a seguirLa historia de Lupita es la de una mujer que ha luchado por sacar adelante a su familia y que no olvidó sus sueños.  “No vaya usted a creer que aquí en Chiapas se vive en la gloria. Aquí hay que moverse a trabajar para que uno pueda tener para comer” comentó Lupita. A sus 96 años ha logrado escribir, leer y busca que su historia pueda inspirar a otras personas a seguir aprendiendo. Ella es el ejemplo para sus seis hijos, decenas de nietos, bisnietos y tataranietos.

Ahora quiere terminar el bachillerato.Lupita quiere seguir conociendo. Así lo explica a diversos medios que se han interesado en su historia. 

Diversos medios de comunicación cubrieron su primer día de preparatoria (bachillerato) en el 2018 y su experiencia sirvió para inspirar a más personas a estudiar:“Me siento bien como me ve. Así como le digo, poquito a poquito voy aprendiendo a ver como puedo servir en esta santa tierra a mis 96 años”, comentó con una sonrisa en su rostro y moviendo el dedo en forma de aprobación.

Entre risas mencionó: “Nadie me va a dar trabajo, pero sí me pongo abusada (alerta) puedo servir de algo”“Yo sólo quiero seguir estudiando para seguir conociendo la ley de la vida” comentó LupitaA sus 96 años aprendió a leer y escribir.  Lupita y su historia inspira a todos a lograr nuestras metas: a terminar la tesis, a graduarnos, a seguir adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *