Dan por muerto a un bebé nacido prematuro con 23 semanas y horas después descubren que estaba vivo


Hay historias que nos dejan impactados y ésta sucedida en un hospital de Puebla, México, es sin duda una de ellas. Un bebé prematuro nacido con 23 semanas de gestación fue declarado muerto y trasladado a la morgue, pero horas después descubren que aún seguía con vida.

La madre fue ingresada en el hospital debido a complicaciones relacionadas con la hipertensión que padecía, por lo que decidieron inducirle el parto.


El bebé llegó al mundo mucho antes de lo esperado y «se le aplicaron los protocolos del recién nacido prematuro extremo, pero no presentó signos vitales, por lo que se certificó el fallecimiento», informó en un comunicado el Instituto Mexicano del Seguro Social.


Fue entonces trasladado a la morgue (donde según algunos medios permaneció horas en un refrigerador envuelto en sábanas), y al entregar el cuerpo al padre y a la funeraria, se percataron que el bebé se movía y emitía sonidos.

El bebé lucha por su vida
Inmediatamente, el bebé fue trasladado a la Unidad de Cuidados intensivos Neonatales del hospital, y los médicos intentan salvar la vida del pequeño cuyo pronóstico «es reservado». Afortunadamente, cada vez más prematuros extremos logran salir adelante y esperamos que sea lo que suceda tras esta grave negligencia.

Según informa el periódico El Universal, se abrirán dos investigaciones paralelas para esclarecer los hechos y el caso será analizado por un Comité de Ética. Por su parte, el gobernador de Puebla anunció que presentarán acciones legales para impedir que quede impune el caso.

Vía | El Universal

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *